ARTÍCULOS CIENTÍFICOS
Epidemiología y factores de riesgo de los síntomas del tracto urinario inferior
Calogero AE, Burgio G, Condorelli RA, Cannarella R, La Vignera S.
AÑO DE PUBLICACIÓN DEL ARTÍCULO ORIGINAL: 2019
PUNTOS CLAVE
  • La hiperplasia benigna de próstata (HBP) es una patología común en hombres mayores. Origina síntomas de tracto urinario inferior (STUI) y afecta a la calidad de vida.
  • Aproximadamente, el 70 % de los hombres con HBP/STUI también presenta disfunción eréctil.
  • Aparte de la edad, existen muchos factores de riesgo modificables que contribuyen a la evolución de la enfermedad y deberían considerarse junto con el tratamiento.

RESUMEN

La hiperplasia benigna de próstata (HBP) causa los llamados síntomas del tracto urinario inferior (STUI), y aproximadamente el 70% de los hombres con HBP/STUI presenta también disfunción eréctil. Los factores de riesgo de HBP y de disfunción eréctil son parecidos, lo que sugiere que la fisiopatología podría ser similar. Este artículo se centra en la epidemiología y los factores de riesgo de la combinación de los STUI/HBP y la disfunción eréctil.

COMENTARIO

Los factores de riesgo tanto para la HBP como para la disfunción eréctil son los siguientes:

  • Edad. Es el factor de riesgo no modificable más relevante.
  • Sedentarismo. Los estudios sugieren que el ejercicio físico mejora tanto los STUI/HBP como la disfunción eréctil. El no caminar diariamente se asocia con una progresión más rápida de los STUI.
  • Tabaco. Fumar más de 50 paquetes de cigarrillos al año aumenta el riesgo de progresión de los STUI, tanto los de almacenado como los de vaciado. Además, el uso de tabaco aumenta el riesgo de disfunción eréctil de forma acumulativa y dependiente de la dosis.
  • Alcohol. El papel de alcohol todavía no está bien establecido. Parece que la ingesta moderada protege de la disfunción eréctil, la ingesta escasa empeora los STUI y la ingesta moderada-intensa disminuye el riesgo de HBP.
  • Depresión.Tanto la disfunción eréctil como los STUI se asocian con depresión,aunque en la práctica clínica es muy complicado establecer si son la causa o la consecuencia.
  • Hipertensión. Empeora los STUI, especialmente los de almacenado. Además, los hombres con hipertensión suelen tener próstatas más grandes que los hombres sin hipertensión. Por otro lado, es bien sabido que la disfunción eréctil puede predecir 5 años antes el desarrollo de complicaciones coronarias graves en el 11 % de los casos de disfunción eréctil. Por tanto, la disfunción eréctil puede considerarse equivalente a la enfermedad coronaria en términos de medicina preventiva.
  • Hiperlipidemia. Causa daño endotelial e inflamación, por lo que es un factor de riesgo para el desarrollo de disfunción eréctil. De hecho, las estatinas mejoran la disfunción eréctil. Por su parte, la próstata sintetiza y almacena colesterol, en mayor cantidad a medida que se envejece. Los estudios muestran que la dislipidemia por sí sola no es suficiente para causar STUI/HBP, pero su asociación con otras anomalías del metabolismo —como la diabetes mellitus de tipo 2— favorece el proceso.
  • Diabetes mellitus de tipo 2. Los pacientes con diabetes mellitus tienen un riesgo elevado de padecer disfunción eréctil, con una prevalencia entre el 35 % y el 90 %, y además la desarrollan, en promedio, 10-15 años antes que los pacientes sin diabetes. La diabetes también es un factor de riesgo para la HBP. Los estudios sugieren que los niveles de insulina se relacionan con el tamaño de próstata y que la hiperinsulinemia es un factor de riesgo independiente de HBP, probablemente mediante la estimulación de receptores insulínicos de la próstata que estimulan el crecimiento de la glándula.
  • Obesidad/perímetro abdominal. No es fácil establecer la relación entre obesidad y la disfunción eréctil, ya que los hombres obesos suelen tener otras enfermedades, como diabetes de tipo 2 e hipertensión. Sin embargo, la pérdida de peso en los hombres obesos se asocia a la recuperación de la función eréctil. La obesidad (sobre todo, la visceral) es frecuente en hombres con HBP. Una reciente metanálisis de 19 estudios mostró una asociación positiva entre el índice de masa corporal y los STUI asociados a HBP.
  • Hipogonadismo. La testosterona es esencial para la función eréctil y también está implicada en el crecimiento de la próstata después del nacimiento y en la pubertad. Su función en el crecimiento de la próstata en adultos todavía no está clara. De hecho, recientes estudios sugieren que es más bien la falta de testosterona la que puede tener un efecto perjudicial en la biología prostática y que los STUI pueden mejorar con suplementes de andrógenos en hombres con hipogonadismo. El nivel elevado de estrógenos también puede favorecer la progresión de los STUI/HBP.
  • Predisposición genética. Todavía no se conocen por completo los mecanismos genéticos implicados en el desarrollo de la HBP.

Los factores protectores incluyen la actividad física, el consumo de vegetales y la ingesta moderada de alcohol. En particular, el ejercicio físico aeróbico mejora la función endotelial y reduce la respuesta inflamatoria crónica.

Aparte de la intervención farmacológica, se deben considerar los factores de riesgo y los factores protectores para el abordaje de los pacientes con STUI/HBP y/o disfunción eréctil.

INFORMACIÓN SOBRE EL ARTÍCULO
Artículo original: Calogero AE, Burgio G, Condorelli RA, Cannarella R, La Vignera S. Epidemiology and risk factors of lower urinary tract symptoms/benign prostatic hyperplasia and erectile dysfunction. Aging Male. 2019;22(1):12-19.
Idioma original: inglés
Tipo de acceso online: suscripción
Mis favoritos